Acogidas


Condiciones de acogida


¿Qué significa ser casa de acogida?

La casa de acogida es aquella persona que se ofrece para, de forma temporal, ubicar en su hogar a algún animal que lo necesite. La función principal de la casa de acogida es ocuparse de dicho animal, procurándole toda la atención que le sea necesaria para un correcto desarrollo, o para su curación tras alguna enfermedad o intervención quirúrgica.


¿Se me transfiere la propiedad del animal?

Definitivamente no. El animal es legalmente propiedad de la asociación, quien lo recuperará cuando lo considere para darlo en adopción o reubicarlo en otro hogar de acogida si fuera necesario.


¿Y si yo quiero adoptarlo?

Tienes que hacérnoslo saber en cuanto lo decidas. Es muy común que las casas de acogida no se decidan hasta que no vean que el animal ya tiene hogar y, en ese caso, el animal se irá al hogar ya gestionado por la asociación. Por ello, si quieres adoptarlo, avísanos antes de que tengamos familia para él y tendrás prioridad para adoptar si cumples con todos los requisitos del contrato.


¿Quién asume los gastos que ocasiona el animal?

En AUDA siempre nos haremos cargo de los gastos veterinarios y de mantenimiento ordinario del animal. En algunos casos, las casas de acogida deciden asumir alguno de ellos para contribuir con la asociación, pero esto será totalmente opcional y voluntario para las casas de acogida, cuyo compromiso básico con la asociación no es el económico, sino el de ayudarnos a tutelar animales hasta que puedan ser dados en adopción definitiva.


¿Cuánto tiempo tendré que tener al animal acogido en casa?

Esta pregunta es la más difícil de responder. Todas las casas de acogida firman un contrato con AUDA en el que se especifican los derechos y obligaciones de cada parte. Es muy importante que la casa de acogida entienda que el animal necesitará tiempo para recuperarse, curarse, confiar en los humanos... y que este es el núcleo de su trabajo con nosotros: ayudarlo a conseguir todo eso. Así, podremos darlo en adopción definitiva con total garantía en cuanto a su futuro bienestar. 

Si la casa de acogida se encuentra ante una situación de fuerza mayor, recuperaremos al animal cuanto antes nos sea posible. Sino, deberá notificar a la asociación su deseo de resolver el contrato de acogida, dándonos un margen temporal establecido en dicho documento para reubicar al animal sin riesgo para su estabilidad.


¿Quién puede ser casa de acogida?

Cualquier persona mayor de edad y en pleno uso de sus facultades que disponga de un hogar habilitado para el animal concreto que necesita ser acogido y que, además, pueda garantizarle la atención necesaria. 

A menudo son casa de acogida las personas cuyo tipo de vida no les permite adoptar animales de forma permanente. También es muy común que personas que ya viven con otros animales se ofrezcan para acoger. En este caso, se seguirán las indicaciones veterinarias y etológicas para conseguir que la acogida sea exitosa.



Puedes conocer a los animales que necesitan acogida aquí.


Para acoger a cualquier de ellos, escríbenos a acogidas@audanimal.org